¿Qué es el arbitraje?

El arbitraje es una forma de resolución de controversias en que las partes se ponen de acuerdo en que su controversia no sea resuelta por un tribunal estatal, sino por un tribunal arbitral. En comparación con los tribunales estatales, el arbitraje es más rápido y économico, y permite un más alto grado de confidencialidad. Además las partes pueden diseñar en gran medida el procedimiento (ej. el idioma del procedimiento, la sede del arbitraje, la ley aplicable y, sobre todo, los árbitros).

Corresponde al VIAC la administración de arbitrajes en las que las partes acordaron que el procedimiento debe ajustarse a las Reglas de Viena. El acuerdo arbitral puede estar incorporado en un contrato o en un acuerdo independiente al que las partes pueden llegar posteriormente al surgimiento de la disputa.

La decisión final tiene forma de un laudo arbitral que es definitivo y ejecutable, al igual que una sentencia judicial. El laudo tiene vigencia para las partes desde el momento de su notificación. Gracias a la Convención sobre el Reconocimiento y la Ejecución de las Sentencias Arbitrales Extranjeras de 1958 (Convención de Nueva York) un laudo será reconocido y ejecutado en la mayoría de los países del mundo, lo que significa una ventaja importante para el comercio internacional.